Traspasos


Ensayo audiovisual por Rafael Guilhem

Traspasos


Ensayo audiovisual por Rafael Guilhem

 

Tamaño de fuente:

En este recorrido conjunto, cuyos pasos saltan de un personaje a otro, de una película a otra, se ensambla una percepción del mundo. A través de fragmentos pertenecientes a los trabajos de Pablo Chavarría, Bi Gan, Alan Clarke, Gus Van Sant y Eduardo Williams, seguimos los senderos que va trazando la cámara mientras avanza. En ese sentido, estos filmes evocan o recuerdan los videojuegos interactivos, el ritmo del internet o la realidad virtual, donde puedes desplazarte en cualquier dirección y sigue existiendo un espacio que conocer. Esta plausible continuidad y movilidad, nos da la sensación de que todo el territorio es filmable, que a donde vaya la cámara, encontrará una puesta en escena, sin un detrás de cámaras con gente trabajando en la producción. Es el interior de la película la que produce los acontecimientos y no su exterior. Asistimos a una especie de transmisión en tiempo real que nos hace dudar si estamos ante una película en el sentido estricto, o la cámara tan sólo reproduce un hecho sin manipularlo. Esta sensación se sostiene por una forma cognoscible propia de nuestra época, donde la virtualidad inaugura una elasticidad en el tiempo y el espacio; un perpetuo andar entre intersticios que atrapan el mundo con mayor facilidad, que tiene la posibilidad de aprehender lo que está frente a nosotros, e incluso sobreponernos a ello. En este mosaico de películas, todo lo que conocemos al paso de las personas parece tener una consistencia verdadera; nos invita a suponer, contrario a lo que pensaríamos, que el mundo es inabarcable por más que lo recorramos, pues el simple hecho de trazar una figura sobre ellos con nuestro cuerpo, es darles una nueva forma que nunca se deja de formar. Así, los métodos del cine y su entendimiento parecen apelar a la opacidad que inaugura el simple hecho de mirar. ¿Qué es el mundo?, ¿algo que está, o algo que construimos cuando lo miramos por vez primera?