La irrupción de lo artificial

Innocence (2004) de Lucile Hadzihalilovic


Nov 3, 2020

TAMAÑO DE LETRA:

La vida comenzó en el agua. A partir de ese primer momento, una multiplicidad de organismos fue poblando la Tierra hasta llegar al desarrollo de la especie humana. Las especies que mejor se adaptaron lograron reproducirse y sobrevivir. Pero la adaptación nunca es fácil y la competencia por los recursos entre especies es inevitable, incluso injusta. Competencia para sobrevivir: de un grupo de cinco niñas delgadas, con cabello largo amarrado por lazos azules, solo una será seleccionada. Cada niña es analizada de manera microscópica: atención a los dientes, las uñas, la postura, el peso y la estatura, mientras dos mujeres mayores les hacen saber sus defectos. Quien cumpla con los parámetros físicos ideales podrá conocer el mundo fuera de la academia, ese mundo ajeno y desconocido para las niñas que viven en un bosque y cuya formación en biología y ballet está a cargo de puras mujeres. Los hombres no tienen acceso a este espacio físico. Sin embargo, observarán a las alumnas.

La metamorfosis de las niñas de Innocence (2004) no es un proceso evolutivo controlable, sino que presenta irrupciones enérgicas, incontrolables e impredecibles. Así como el título de la película, que se nos presenta contundente en un verde neón a manera de anuncio luminoso, por breves momentos parece presentar interferencia. La señal enérgica, como la disciplina aplicada en la academia, no es tan fuerte como se pensó en un principio.

El pasado de las niñas que llegan a este universo creado por Lucile Hadzihalilovic, basado en una novela corta de Frank Wedekind, es incierto. Su llegada a una de cinco casas que parecen aisladas del resto del mundo significa un nuevo ciclo anual en esta especie de escuela, una nueva vida. Iris, de seis años, emerge de un ataúd de madera. En el frente del ataúd resalta una estrella. Iris es recibida por otras seis niñas mayores que ella. Le asignan listones de color rojo para que amarre su largo cabello, así como el resto de sus compañeras tiene listones de un color determinado según su edad. Bianca, quien se convierte en la responsable y mayor del grupo con la llegada de Iris, portará listones violetas a partir de ahora.

Ahora [la mariposa] debe encontrar un compañero para asegurar su descendencia.
Madame Edith, profesora de Biología

Madame Edith explica a las niñas con listones violetas los cambios biológicos en el cuerpo de las mujeres. El primero ocurre a los siete años con la pérdida de los dientes de leche. En el segundo, el cuerpo completo se transformará, ya que cada mes habrá un ligero sangrado. El grupo observa a las mariposas vivas que tienen de especímenes en el salón de Biología. En la pared, una pintura muestra la evolución de diversas especies y, hasta el final de la cadena, una niña desnuda. Por las noches, Madame Edith se entretiene realizando taxidermia en mariposas.

La obediencia es la única forma que nos garantiza una buena vida.
Madame Eva, profesora de ballet

Madame Eva cita a los listones violetas en la noche. Junto con Madame Edith y una mujer mayor que no habla y viste de negro, el grupo atraviesa un reloj de pared para llegar a un camerino secreto. En segundo plano, se escucha un sonido de maquinaria pesada, de transporte metálico. Las niñas pasan a un escenario en el que ejecutan la coreografía que han practicado durante años: en parejas, vestidas con alas de mariposa en leotardos blancos, frente a una audiencia que permanecerá desconocida. Los reflectores se encargan de limitar el campo de visión, pero eso no impedirá que Bianca reciba una rosa proveniente de un palco, acompañada de una voz masculina que grita: «¡Bravo, eres la más hermosa!».

Es importante seguir el camino. Y que siempre sigas las luminarias.
Bianca

Dentro del extenso bosque, las niñas tienen puntos de referencia para poder ubicarse. El río que conecta las cinco casas. Las bardas que rodean el bosque, en las que alguien ha escondido una hoja con el rostro de un hombre dibujado con crayolas, tótem receptor de plegarias. Por las noches, las luminarias que emiten un zumbido eléctrico disruptivo y conectan las casas son otra referencia. Por último, en medio del bosque, la alcantarilla metálica incrustada que contrasta con el suelo cubierto por vegetación. Los elementos armónicos del bosque contrastan con artefactos artificiales e implantados. La infancia de las niñas, más que parte de un proceso natural, parece presentarse como un estudio dentro de una caja de Petri, hermético, diseccionado y calculado. Aunque las reglas son claras y la desobediencia implica castigos, agentes externos logran infiltrarse en este hermético bosque que revela su artificialidad: un dibujo anatómico del sexo opuesto, celosamente custodiado por Bianca, los intentos de escape de dos niñas que sirven como amenaza para las generaciones venideras, el anhelo de Iris por reencontrarse con su hermano. En la academia, el cuerpo es disciplinado, pero no hay manera de controlar la mente: Bianca toma la rosa regalada y un guante blanco (olvidado en un palco del teatro donde bailó) para pasarlos lentamente por sus rodillas y piernas. Pero no los conserva, sino que los tira con desdén en el río. Las niñas no son mariposas y ese no es el compañero que Bianca quiere. El teatro en el que bailaron estaba lleno.

Otro año se completa en la academia y los listones violeta deben partir. Atravesarán un túnel para llegar a una estación subterránea de trenes, inmersa en un particular sonido de maquinaria pesada. No hay nadie más en la estación y en los vagones. El tren se detiene y el recorrido termina en lo que parece ser otra academia, rodeada de grandes edificios. La naturaleza ha quedado en segundo plano: el río ahora es una fuente en la que las niñas jugarán para encontrarse, por primera vez, con varones. Ambos permanecen ligeramente separados por un potente chorro de agua vertical, sin adultos a la vista. Aunque, como en el teatro, estos pueden no ser visibles y permanecer escondidos detrás de los reflectores.

*Este texto fue escrito como parte del seminario de crítica de cine del Centro Cultural de España en México y Correspondencias.

TAMAÑO DE LETRA:

 

  • 14_Sanctorum_04
  • 18_MS Slavic 7_03
  • 11_Pajaros de verano_02
  • 02_El silencio es un cuerpo que cae_02
  • 16_24Frames_03