La pesadilla de la piel


Ensayo audiovisual por JJ Negrete

La pesadilla de la piel


Ensayo audiovisual por JJ Negrete

 

Tamaño de fuente:

En The Exquisite Corpus, vigoroso cortometraje del cineasta austriaco Peter Tscherkassky, nos sumergimos en el sueño de una mujer que yace desnuda en la playa, sueña con la fusión y putrefacción del cuerpo tanto físico como fílmico, usando como material diversas películas pornográficas que gradualmente se van descomponiendo para crear un pesadillesco mosaico sensorial.

Partiendo de esta idea y usando como foco central la visión de la piel como un material tanto o más sensible que el celuloide mismo —susceptible de la misma desintegración, manipulación y destrucción—, ese sueño de la película de Tscherkassky se intercambia por una tensa colección de imágenes que van, de las inocentes erupciones de El cisne negro de Aronofsky hasta la angustiante descomposición que presenta el situacionista Kurt Kren en Self Mutilation (1965), para dejar la piel como un escalofriante pellejo en Under the skin (2013) de Jonathan Glazer.

Roland Barthes solía decir que lo erótico tiene lugar donde la tela se ha rasgado y quizá no existe pieza textil más delicada, sensible y excitante que la piel humana; hogar, tanto de estimulantes fantasías, como aterradoras pesadillas en las que el dolor se convierte en un ambiguo agente de placer.