Ontología táctil

Those That, at a Distance, Resemble Another (2019) de Jessica Sarah Rinland


Mar 7, 2020

TAMAÑO DE LETRA:

 

Those That, at a Distance, Resemble Another (2019) propone una observación de tipo materialista. En una serie de planos de manos que recorren distintas geografías y ramas de la conservación museológica, la película de Jessica Sarah Rinland se presenta como una película científica que carece del elemento distanciado y discreto que las caracteriza. Siguiendo el proceso manual en distintos museos y centros de conservación, Rinland concentra (casi) cada plano en el detalle de la restauración, atendiendo el enlace de la mano con el objeto y olvidando los rostros y cuerpos de cada integrante de los equipos restauradores.

Si bien la réplica de un colmillo de elefante de más de cien años es el proceso «principal» que retrata y abre el documental, las técnicas varían entre la conservación arqueológica enfocada en la historia natural, la reparación de piezas arquitectónicas dañadas o, incluso, la impresión 3D de réplicas y la limpieza de objetos a través de láser. Estos procesos diversos de confección de «dobles» van apareciendo uno tras otro sin anuncios ni explicaciones que nos permitan entenderlos de manera más profunda. Las voces de los y las restauradoras pueden entregar pistas al respecto, pero también pueden detenerse a tararear la melodía de una canción de Proyecto Uno si así lo desean.

El ejercicio de Rinland remite a Fake Fruit Factory (1982), el cortometraje de Chick Strand donde el proceso de las trabajadoras de una fábrica de frutas artificiales se sigue casi exclusivamente desde la observación de las técnicas manuales de sus obreras. Al igual que Strand, la obra de Rinland se centra en la confección de elementos replicados. De cierta manera, son películas que se podrían emparentar a ciertos documentales de observación si es que en algún momento abrieran los planos para describir la situación completa. Sin embargo, el detalle de las manos hace que el acercamiento al proceso sea siempre parcial y táctil, como en una versión extrema y literal de las lecturas del cine háptico propuestas por Vivian Sobchack. Those That, at a Distance, Resemble Another es, hasta cierto punto, de esas películas que se podrían proponer como una experiencia sensorial, donde el movimiento de las manos sobre diversas texturas podría considerarse en sí mismo el pilar de la narración. Por otro lado, la rigurosidad formal también revela una preocupación más profunda en torno al gesto de la restauración.

De cierta forma, también se plantea una segunda lectura desde el registro automático de la cámara de Rinland, reproductora mecánica de réplicas de cada método registrado. El proceso fotográfico, como se ha repetido desde Roland Barthes y André Bazin, fija aquello que estuvo «ahí», reproduce la materia de lo que se le ponga en frente en forma de luz. El gesto fílmico (Rinland registra en 16 mm) es también un doble de los procesos y temas de la película. Una de las trabajadoras del museo afirma, citando a su vez un texto no especificado, cierta superioridad material de los elementos replicados por sobre los originales, víctimas de las marcas del tiempo y la falta de cuidado que posee el mundo exterior a la conservación museológica.

Más que agotarse en esta interrogante ontológica, la repetición e insistencia en los procesos manuales funciona también como un elogio del material replicado. Al mismo tiempo, se plantea una duda sobre la fortaleza de esta dicotomía entre el objeto original y el replicado por medio de la cita de algunos postulados de corte darwiniano aparecidos en Copia fiel (Copie conforme, Abbas Kiarostami, 2010). Fiel a su ideología, Those That, at a Distance, Resemble Another termina también negando la propia originalidad de sus postulados en el proceso.

 

TAMAÑO DE LETRA:

  • Mucho mucho amor_2
  • Là-bas
  • La doble vida de Veronica_04
  • Hale County esta mañana, esta noche_02